Mes: marzo 2019

Consejos para mantener limpio el sensor de la cámara

El problema de la suciedad en el sensor es inherente a las cámaras digitales de objetivo intercambiable. La imposibilidad de eliminarlo por completo no implica que no haya maneras de minimizar el impacto que puede tener sobre nuestras fotografías. Tomando unas simples precauciones, podemos ahorrar bastante tiempo (¡y mala leche!) en el posterior visionado y procesado de las imágenes.

¿Qué convierte a los sensores fotográficos en auténticos imanes para las partículas de polvo y suciedad? Su posición muy cercana a la apertura de la montura, y la acumulación de pequeñas cargas estáticas durante el funcionamiento hacen que la probabilidad de recibir motas de polvo u otras pequeñas partículas filamentosas sea bastante elevada. Sin embargo, está en nuestra mano reducir esa posibilidad con un mínimo de precaución y teniendo claras las peculiaridades de cada tipo de cámara.

DSLR y mirrorless, diferencias fundamentales

En las DSLR o réflex, lo primero que encontramos al retirar la tapa de la cámara es el mecanismo de espejo que define este tipo de cámara. En posición de reposo, el espejo y su soporte se interponen parcialmente entre el exterior y el sensor, reduciendo pero no eliminando la posibilidad de que las partículas de polvo del ambiente se acaben depositando sobre este último. Es un pequeño aliado en el mantenimiento de la limpieza, pero eso no impide ni mucho menos que tarde o temprano la suciedad se acabe depositando sobre el sensor.

Una peculiaridad a tener en cuenta es que la posible suciedad que sea evidente al mirar por el visor de la cámara no se mostrará en la fotografía capturada, ya que suele estar depositada en la pantalla de enfoque y, aunque sea molesta, no afecta a la imagen final.

Las cámaras mirrorless o sin espejo, por su parte, representan un mayor quebradero de cabeza ya que el sensor está inmediatamente detrás de la tapa de la montura, y salvo alguna excepción (Canon EOS-R), la cortinilla del obturador permanece abierta cuando la cámara está apagada, haciendo que la exposición del sensor sea practicamente continua.

Una diferencia fundamental con las DSLR consiste en que, en una cámara sin espejo, la suciedad que sea visible en el visor o viewfinder también lo será en la imagen final, ya que el visor reproduce la imagen que capta el propio sensor en tiempo real.

Visibilidad de la suciedad en las imágenes

El hecho de haya partículas de polvo sobre el sensor (o mejor dicho, sobre la capa protectora que cubre el sensor) no implica que vayan a ser visibles en las imágentes finales. Existen dos circunstacias que recalcan la presencia de suciedad, haciéndola más visible:

  • Disparar con aperturas pequeñas (f/11 en adelante) hace que la mancha sea más nítida. Con aperturas mayores (menor número f), es probable que muchas ni siquiera se vean.
  • Imágenes con gran parte del fondo uniforme y de color claro, donde las manchas oscuras pueden resaltar más.

En la siguiente imagen podemos ver un ejemplo de sensor sucio con múltiples partículas de polvo.

Así es como NO queremos tener el sensor de la cámara

Tipos de manchas

Las manchas observables sobre el sensor no siempre son iguales, pero podemos reducir el tipo de suciedad más frecuente a estos tres casos:

  • Filamentosas, o en forma de pequeño pelo. Pueden provenir de fibras de ropa, vello humano, etc. Por un lado, son muy «escandalosas» y se pueden observar en casi cualquier configuración. Son especialmente odiosas si grabamos video, debido a lo complicado de eliminarlas en post-producción. La parte positiva es que, si las detectamos a tiempo, suelen ser las más fáciles de eliminar (ver abajo).
  • Motas de polvo superficial. En la imagen, suelen tener forma redondeada y color oscuro, tal y como se muestra en la fotografía superior.
  • Motas de polvo adheridas al protector que cubre el sensor. De aspecto similar a las anteriores, los cambios de presión y/o humedad hace que agarren mejor y sea más difícil eliminarlas.

Precauciones básicas

¿Cuáles son, entonces, las medidas a seguir para reducir la posibilidad de que se deposite suciedad sobre el sensor? Esta es una breve lista:

  • Minimizar el tiempo en que la tapa está retirada. Parece una obviedad, pero si no estamos cambiando la lente no hay absolutamente ningún motivo para que la cámara esté sin tapa, incluso en reposo.
  • Apagar la cámara para cambiar de objetivo. Al eliminar la alimentación disminuya la carga estática en la superficie del sensor.
  • No cambiar de objetivo en lugares abiertos, expuestos a corrientes, muy húmedos o con mucha suciedad ambiental. Evitar este tipo de entornos para una operación tan crucial reduce sustancialmente el riesgo de que el polvo se introduzca en el cuerpo de la cámara y quede fijado sobre el sensor.
  • Al cambiar el objetivo, tener preparados en la posición correcta tanto la lente que se va a acoplar como el lugar donde vamos a apoyar la que se retira, de ese modo se reduce el tiempo en que la cámara está abierta.
  • Dentro de lo posible, hacer los cambios de lente con la cámara quieta y mirando hacia abajo, ya que esta posición reduce la probabilidad de que entre nueva suciedad en el interior del cuerpo.

El sensor se ha ensuciado, ¿ahora qué?

Todas las precauciones no nos librarán de que tarde o temprano alguna partícula de suciedad acabe sobre el sensor. Incluso en sensores limpios, las motas de polvo que haya dentro del cuerpo o incluso en la parte interior de la tapa pueden terminar cayendo sobre el sensor con el simple movimiento. Si observamos que las imágenes muestran suciedad en el sensor, existen varias opciones para eliminarla:

  • La función «Limpieza del sensor» o equivalente, disponible en la mayoría de cámaras actuales. Esta opción se activa fácilmente desde el menú, y aunque no es muy efectiva, puede ayudar a que se desprendan los pelos o motas de polvo menos adheridas. Conviene empezar siempre por esta opción porque con un poco de suerte puede evitar tener que acceder al sensor para limpiarlo.
Ejemplo de menú de limpieza de sensor en una cámara Canon EOS 6D Mk II
  • Soplar con una pera de aire. Si el método anterior no soluciona el problema, será necesario acceder al sensor para intentar eliminar la suciedad soplando con una pera. En las cámaras DSLR hace falta activar, también desde menú, el modo que levanta el espejo de manera permanente. Una vez visible el sensor, y con la cámara mirando hacia abajo, acercar el extremo de la pera y emitir varios soplidos a intervalos, con cuidado de no acercar demasiado la pera al interior de la cámara. EN NINGÚN CASO es recomendable soplar con la boca, ya que lo más probable es que caigan sobre el sensor minúsculas gotas de saliva que sólo empeorarán el problema.
  • Limpieza superficial con bastoncitos de limpieza especiales. Es el modo más efectivo pero también el más arriesgado. Puede realizarse tanto en seco como en húmedo con un líquido específico. Se recomienda un mínimo de experiencia previa, ya que las consecuencias de una aplicación incorrecta o demasiado agresiva pueden ser fatales para el sensor, y por tanto para la cámara.

Consideraciones para el alquiler

Fragmáticos revisa la limpieza del sensor en todas las cámaras de lente intercambiable después de cada alquiler y realiza las operaciones de limpieza necesarias para que el próximo cliente no tenga problemas de suciedad en el sensor. Al recibir la cámara, no deberías encontrar ningún problema significativo de suciedad en las imágenes.

Incluso de esta manera, siempre existe la probabilidad de que las motas de polvo que pueda haber dentro del cuerpo de la cámara acaben depositándose sobre el sensor, por ejemplo con el traqueteo del transporte. Es probable que con estos sencillos consejos las puedas eliminar fácilmente.

En cualquier caso, si el sensor recibe suciedad durante su uso en el alquiler, solicitamos a los clientes NO efectuar operaciones de limpieza superficial que puedan dañar el sensor, ya que el coste de la hipotética reparación o sustitución correrá de parte del cliente de acuerdo a las condiciones de uso.

Por favor, ten en cuenta la información de este post para poder disfrutar sin problemas de toda la calidad que ofrece la cámara, y ponte en contacto con Fragmáticos (+34 722290835 laborales 10h-19h, o escribiendo a info@fragmaticos.es) en caso de duda.

Gracias por confiar en Fragmáticos para el alquiler de cámaras y objetivos de fotografía.